Tener fe no significa sentirnos siempre fuertes y valientes

¿Estás atravesando una situación difícil?

¿Te sientes abrumad@, sufriendo, no ves la salida, no entiendes lo que te ocurre?

No pierdas la fe, aunque a veces te sientas sólo/a y sin fuerzas. Háblate con amor, abrázate, dirígete hacia ti mismo con calidez.

Observa ese momento con fe y paciencia, desde ahí llega la compresión, la luz, y se despejan las nubes de tormenta para poder comprender y ver lo que nos está pasando y estamos sintiendo.

Calma tu mente atormentada, hablándote desde el corazón, no eches la culpa a nada ni a nadie, todo es como debe ser y, desde ahí, abraza e intenta comprender la situación por la que estás pasando. No te tortures, no te culpabilices, desde ahí no se soluciona ni ves la solución. Date tu tiempo y luego toma acción, toma acción desde la claridad que te ha dado antes ponerte en calma.

Pide ayuda si lo necesitas, pedir ayuda es de valientes, y no siempre podemos ver y comprender por nosotros mismos.

Poco a poco el ovillo se va deshaciendo y como las piezas van encajando.

Recuperar la ilusión, aprender a recuperarla, aprender a ser feliz. Aprender serenidad, también se aprende. Aprender a querernos, hacerte cargo de tu vida.

El amor es la energía con más fuerza y grande que hay, es el borrador y transformador de situaciones e impresiones más profundas. Mírate a los ojos y ámate.

Fluye, intenta fluir, no pretendas cambiar las cosas desde una situación de no serenidad.

A veces, no comprendemos lo que nos pasa en la vida, sigue la corriente de la vida, fluye sin pretender cambiar las cosas desde ese pensamiento o situación desde la sombra, o la tormenta.

La vida es como es, no como me parece que debería ser, todo sucede por algo e intenta, desde luego, el sosiego y la calma ver las enseñanzas de esos momentos que estoy viviendo, de lo que me pasa en la vida, y tomar el cambio o las decisiones al respecto, o simplemente, pasar el proceso.

Y si hay cosas que sientes que pueden ser de otra manera, pon de tu parte con amor para que así sea.

Disfruta, suelta toda actitud rígida que robe tu paz interior, suelta el darle vueltas y más vueltas a la preocupación, vueltas en negativo, suelta el sufrimiento.

Todo pasará, confía.

Y ahora, abrázate, yo te envío un abrazo.

4 comentarios en “Tener fe no significa sentirnos siempre fuertes y valientes

  • Muy buen articulo el cual te hace parar y reflexionar que es lo importante en la vida. Que como a veces nos salen situaciones que no nos gustan pero que tenemos que superar creyendo en nosotros y si no apoyándonos o pidiendo ayuda. Te vuelvo a felicitar porque la verdad me ha encantado,muchas gracias por estos consejos.

  • Hoy he leído esta publicación y quiero agradecer a su autora el hacerme comprender que no siempre vamos a salir solos de una situación difícil, que pedir ayuda no es algo vergonzoso, que tenemos que querernos para que los demás también lo hagan y que no debemos preocuparnos por nuestros problemas, sino ocuparnos de ellos para poder solucionarlos.

    • Gracias Fabiola por tu aportación, por tus palabras y por invertir tu tiempo en comentarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Contenido protegido !!!
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad