BAJA DE PESO Y RECUPERA LA ENERGÍA (Y LA SALUD)

Es obvio que han habido muchos cambios en el último año y hay cambios que han venido para quedarse, o al menos por algún tiempo.

El teletrabajo, no moverse lo suficiente, tener durante muchos meses hábitos que no son saludables, como no alimentarse adecuadamente, y debido también a la ansiedad, hambre emocional, no hacer ejercicio, apenas moverse, incluso fumar más, no dormir, insomnio, estrés emocional,… estos hábitos y trastornos han influido y afectado a nuestro organismo, desarrollando, entre otros por ejemplo, sobrepeso, problemas circulatorios, dolores articulares, aumento de colesterol, y otros valores aumentados…

También, cuando surge el estrés se liberan hormonas inflamatorias, como el cortisol, entre otras, produciendo cambios en nuestro organismo. Así como problemas digestivos, gastritis, etc.

Estos factores, unido a una alimentación tóxica o poco saludable, también se deriva y traduce en cansancio y astenia, también experimentamos cambios en nuestro carácter, irritabilidad, cambios de humor, depresión, y esto conlleva un círculo vicioso.

Teletrabajar sin movernos, no hacer ejercicio, sedentarismo, alimentarnos no saludablemente, ansiedad por miedos e incertidumbre, estrés, hacen que nuestro organismo sufra y se traduzca en cambios internos y externos.

Voy a hablar del peligro del SÍNDROME METABÓLICO. Se denomina al conjunto de alteraciones metabólicas constituido por la obesidad, aunque hay personas que presentan síndrome metabólico estando delgadas.

Se desarrolla la enfermedad tras un aumento de peso y vida sedentaria.

Los indicadores son:

  • Excesiva grasa abdominal (cuerpo en forma de manzana).
  • Presión arterial elevada.
  • Niveles anormales de grasa en sangre, como el colesterol y los triglicéridos.
  • Elevación de la glucosa.
  • Hiperuricemia y ataques de gota.
  • Síndrome de apnea del sueño.

El síndrome metabólico, este conjunto de trastornos, aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente vascular cerebral y diabetes tipo II.

Estar obeso no es salud, no es saludable. El síndrome metabólico en el que los sistemas del organismo están afectados, esto es peligroso.

Empezar a tomar conciencia, a cuidarte y a cambiar a hábitos saludables, como por ejemplo, comer saludable.

OLVÍDATE DE LA PALABRA DIETA, la clave está en aprender a comer. Dietas con efecto rebote acaban resintiendo tu salud, y mentalmente produce ansiedad, culpabilidad y frustración.   

Comer sano no tiene por qué ser aburrido, ni pasar hambre, es comer inteligentemente; y con una alimentación adecuada tu cuerpo tendrá todos los nutrientes que necesita y eliminará toxinas, estas toxinas que dañan tu organismo, por consiguiente lo envejecen y producen algunas de las patologías referenciadas.

Come saludable, evita el sedentarismo, haz ejercicio y cuida tus emociones.

Equilibra y recupera tu salud, baja de peso, libérate del dolor articular y recupera tu sueño reparador, esto es salud y antienvejecimiento.

Te ayudo y te acompaño con un método personalizado mediante la Medicina Tradicional China – Acupuntura, una dieta personalizada, mejor dicho, NUTRICIÓN ENERGÉTICA, y Programación Neurolingüística (apoyo emocional para identificar tus creencias limitantes que te boicotean para conseguir tus objetivos).

Te mereces estar bien, feliz y con toda la energía y vitalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!!
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad